TEXTURAS MATERIALIZADAS

     Mi trabajo se originó en el interés por comprender las texturas naturales, su estética (trama, patrón o fluido) y significado (porqué existen, cómo se formaron y de qué están compuestos), lo que se evidenció en obras como Micropaisajes 2016 y Barlovento 2018. Actualmente, han surgido nuevos intereses: la exploración de materiales y sus técnicas de transformación.

 

En primer lugar, fue la curiosidad por la cerámica, material siempre incierto, la que me condujo a preguntarme por el carácter de otros elementos y técnicas, teniendo siempre a la naturaleza como motivo principal.  Desde entonces, mi propuesta se cruza con medios tan diversos como pintura, papel, fotografía, plástico, madera, vidrio, lona y lo que vaya descubriendo, cuestión que progresivamente ha hecho de mi labor un permanente ejercicio de experimentación. A factores tales como, cantidad, tamaño, peso, temperatura, tiempo, humedad, dirección, etc., aplico un control a medias, lo que provoca que cada pieza sea única e irrepetible. Desafío el uso común que se le da a los distintos materiales, forzando sus cualidades físicas y estéticas, lo que amplía las posibilidades de los soportes, como por ejemplo el vidrio como soporte en vez de protector o la cerámica como pintura, etc. La interacción entre los distintos medios y técnicas (tejido, superposición, abstracción, contención o soporte, enmarcación, impresión, extrusión, unión, dimensión, expansión, ingravidez, repulsión, mimetización, etc.) hacen de mi propuesta un juego interminable de posibilidades. 

 

Por otro lado, las texturas orgánicas y su transformación en el tiempo son un fenómeno que también investigo, ya que llevan miles de años formándose para ser lo que vemos hoy. Como una manera de recolectar-archivar pedazos de naturaleza, tomo fotografías que luego me sirven de matriz para el desarrollo de diversos proyectos. El movimiento del agua, como pasa en la obra “abstracciones II”, es uno de los temas tratados primero a través de la fotografía, luego en la cerámica. Lo mismo pasa en “Abstracciones I” con las superficies terrosas o rocosas. Se podría decir que la geología, la vegetación y lo acuático son el centro de mi atención. Respetar la esencia de los materiales –forma, color y textura –, y observar cómo éstos se transforman en otra cosa –la obra–, guarda una estrecha relación con el fluir del mundo natural y su organicidad. En ese sentido, las imágenes que construyo me recuerdan a lo orgánico, generando de esta manera, una tensión entre el referente y la materialidad del objeto creado.

 

Mi modo de producir es más bien libre, es decir, va dependiendo del comportamiento de la materia a medida que la manipulo, estoy atenta a sus señales y abierta a los accidentes, pues busco encontrar algo inesperado. Del mismo modo que en la fotografía el obturador congela superficies efímeras en el tiempo, en esta obra  mis decisiones capturan un momento preciso de los elementos, quedando  abierta a la imaginación.

Editado por Manuel Alvarado